viernes, 17 de agosto de 2012

TESTIMONIO DE UN NIÑO CRIADO POR DOS LESBIANAS

Testimonio de un niño criado por dos lesbianas [2012-08-14]

Hace un mes el sociólogo Mark Regenerus publicó una investigación sobre los hijos de parejas gays, que concluyó en que los Niños criados por parejas gays son más pobres física, mental y económicamente cuando mayores, lo que generó el furibundo ataque de la comunidad homosexual, que no admite datos cuestionadores a su agenda, precisamente cuando se está discutiendo el matrimonio homosexual o gaymonio.
La sabiduría convencional sociológica, representada por un número bastante reducido de trabajos de investigación, dice que no hay prácticamente ningún efecto negativo de ser criado por dos mamás o dos papás, a diferencia de la madre y el padre convencional. Este cuerpo de trabajos ha sido citado por cada decisión judicial en favor de cosas tales como la adopción por padres homosexuales y la ampliación del matrimonio a las parejas homosexuales.
Pero Regenerus encontró en su Estudio importantes consecuencias negativas de los que son criados por padres que eran homosexuales.
Y comenzó el diluvio para Regenerus.
Un periodista cuyo seudónimo es Scott Rose escribió una carta a la Universidad de Texas alegando que Regnerus falsificó datos. Este cargo es de los más graves que pueden aplicarse en contra de un científico, comparable a un cargo por negligencia profesional contra un médico.
El otro tipo de argumento que se ha esgrimido para “enchastrar” a Regenerus son los ataques a sus fuentes de financiación, que incluyen organizaciones como el Instituto Witherspoon que favorecen causas conservadoras. La financiación de las organizaciones con una agenda política es sin duda una posible fuente de sesgo, en el campo de la sociología es difícil de evitar. Incluso el gobierno federal tiene una agenda política, y la propia fuente de financiación no puede ser interpretada como prima facie prueba de la falsificación de la investigación.
Y el miembro del consejo de la Revista de Investigación en Ciencias Sociales, Darren Sherkat, manifestó que la investigación es una “mierda” y ni que hablar de la cobertura de la prensa con titulares despectivos, todo lo que llevó a la Universidad a hacer una auditoría sobre la investigación.
Mientras el “mundo homosexual” presiona contra Regenerus, con el auxilio de los medios de comunicación que cultivan el discurso políticamente correcto, llegan testimonios sorprendentes, que ven coherentes los resultados con lo que han experimentado ellos en sus propias vidas, como es el caso de un bisexual que expresa que “los hijos de parejas del mismo sexo tienen un duro camino por delante. Lo sé, porque he estado allí”

TESTIMONIO DE ROBERT OSCAR LOPEZ PROFESOR ADJUNTO DE INGLÉS EN LA CALIFORNIA STATE UNIVERSITY- NORTHRIDGE 

Entre 1973 y 1990, cuando mi querida madre murió, ella y su pareja mujer me criaron. Tenían casas separadas, pero pasaban casi todos los fines de semana juntas, conmigo, en un remolque escondido discretamente en un parque de casas rodantes a 50 minutos de la ciudad donde vivíamos. Como el más joven de los hijos biológicos de mi madre, yo era el único niño que ha experimentado la infancia sin tener cerca a mi padre.
Después que la pareja de mi madre mandó a su hijo a la universidad, ésta se mudó a nuestra casa en la ciudad. Yo viví con ambas por el breve tiempo antes de que mi madre muriera a la edad de 53 años. Yo tenía 19 años. En otras palabras, yo fui el único niño que ha experimentado la vida en virtud de la “paternidad gay”, término que se usa hoy en día.
En pocas palabras, crecer con padres homosexuales es muy difícil, y no debido a los prejuicios de los vecinos. La gente en nuestra comunidad realmente no sabía lo que estaba pasando en la casa. Para la mayoría de observadores externos, yo era un buen chico, con alto rendimiento, que terminó la escuela secundaria con una A.
En mi interior, sin embargo, yo estaba confundido. Cuando tu vida en el hogar es tan drásticamente diferente a todos a tu alrededor, las relaciones físicas básicas me perecían raras. No tengo problemas de salud mental o condicionantes biológicas. Sólo crecí en una casa tan inusual que yo estaba destinado a existir como un marginado social.
Mis compañeros aprendieron todas las reglas no escritas del decoro y el lenguaje corporal en sus hogares, ellos entendieron lo que era apropiado decir en ciertos entornos y lo que no era; aprendieron tanto de los mecanismos sociales tradicionalmente masculinos y como los femeninos tradicionales.
Incluso si los padres de mis compañeros eran divorciados, y eran muchos de ellos, todavía crecieron viendo a los modelos sociales masculinos y femeninos. Aprendieron, por lo general, la forma de ser valiente y firme de las figuras masculinas y cómo escribir tarjetas de agradecimiento y ser sensibles como las figuras femeninas. Estos son estereotipos, por supuesto, pero los estereotipos son muy útiles cuando, inevitablemente, dejas la seguridad del remolque de tu madre lesbiana y tienes que trabajar y sobrevivir en un mundo donde todos piensan en términos estereotipados, incluso los homosexuales.
No tuve una figura masculina en absoluto a seguir, y mi madre y su pareja fueron diferentes de los padres o madres tradicionales. Como resultado de ello, tenía muy pocas señales sociales reconocibles para ofrecer a los posibles amigos de sexo masculino o femenino, ya que yo no era ni confiable, ni sensible a los demás. Así me hice amigo de gente rara y me alienaba con otros con facilidad. Los gays que se criaron en hogares de padres heterosexuales pueden tener problemas con su orientación sexual, pero cuando ellos llegan al vasto universo social de las adaptaciones no esta en juego la sexualidad – cómo actuar, cómo hablar, cómo comportarse -, tienen la ventaja del aprendizaje en el hogar. Muchos gays no se dan cuenta de la bendición que es ser criado en un hogar tradicional.
Mi vida en el hogar no fue ni tradicional ni convencional. He sufrido a causa de ello, en formas que son difíciles de considerar para los sociólogos. Nervioso y contundente, yo sería más tarde extraño, incluso a los ojos de los adultos homosexuales y bisexuales que tenían poca paciencia para alguien como yo. Yo era tan extraño para ellos como yo a las personas heterosexuales.
La vida es dura cuando eres extraño. Incluso ahora, tengo muy pocos amigos y siento a menudo como si yo no entendiera a la gente a causa de las señales de género tácitas que todo el mundo a mi alrededor, incluso los homosexuales criados en hogares tradicionales, dan por sentadas. Aunque soy muy trabajador y un estudiante rápido, tengo problemas en entornos profesionales, porque los compañeros de trabajo me encuentran extraño.
En cuanto a la sexualidad, los homosexuales que crecieron en hogares tradicionales se beneficiaron de al menos ver algún tipo de rituales de cortejo funcionando a su alrededor. No tenía ni idea de cómo hacerme atractivo para las niñas. Cuando salí del remolque de mis madres, de inmediato fui etiquetado como un paria debido a mis gestos de niña, ropa divertida, ceceo, y extravagancia. No es de extrañar, me fui de la escuela secundaria virgen, nunca había tenido una novia, aun habiendo ido a cuatro bailes de graduación como un compañero bromista con las chicas que sólo querían alguien simpático en una limusina.
Cuando llegué a la universidad, enfilé hacia el “radar gay” y el campus de la comunidad LGBT rápidamente descendió sobre mí para decirme que era 100 por ciento seguro de que yo debería ser un homosexual. Cuando salí como bisexual, le dijeron a toda la gente que estaba mintiendo y que no estaba preparado para salir del clóset como gay todavía. Asustado y traumatizado por la muerte de mi madre, abandoné la universidad en 1990 y encontré que sólo podía ser llamado por el submundo gay. Cosas terribles que me pasaron allí.
No fue hasta que cumplí los veintiocho que de repente me encontré en una relación con una mujer, a través de coincidencias, que conmocionó a todos los que me conocían y me sorprendió incluso a mí mismo. Me llamo bisexual porque tomaría varias novelas explicar cómo terminé “enderezándome” después de casi treinta años como un hombre gay. Yo no tengo ganas de hacer frente a los activistas gays que salen a misiones de búsqueda y destrucción en contra de los “ex-gays “, los “casos de armario”, u “homocons”.
A pesar de que tengo una biografía particularmente relevante para los temas de gays, la primera persona que se puso en contacto conmigo para darme las gracias por compartir mi punto de vista sobre temas LGBT fue Mark Regnerus, en un correo electrónico del 17 de julio de 2012. Yo no formaba parte de su encuesta masiva, pero se dio cuenta de un comentario que había dejado en un sitio web acerca de ello y tomó la iniciativa de iniciar una correspondencia por correo electrónico.
Cuarenta y un años había vivido, y nadie – menos los activistas homosexuales – había querido que yo hablara honestamente sobre los complicados temas gay de mi vida. Si no por otra razón que esta, Mark Regnerus merece un tremendo crédito – y la comunidad gay debería acreditarlo en lugar de tratar de silenciarlo.
El estudio de Regnerus identificó a 248 hijos adultos de parejas que ambos tenían el mismo sexo. Ofreció la oportunidad de dar respuestas francas con la perspectiva de la edad adulta, ellos dieron informes desfavorables a la agenda de la igualdad del matrimonio gay. Sin embargo, los resultados están respaldados por una cosa importante en la vida que se llama sentido común: crecer diferente de otras personas es difícil y las dificultades aumentan el riesgo de que los niños desarrollen desajustes o se auto mediquen con alcohol y otras conductas peligrosas. Cada uno de los 248 es una historia humana, sin duda con muchas complejidades.
Al igual que mi historia, las historias de estas 248 personas merecen ser contadas. El movimiento gay está haciendo todo lo posible para asegurarse de que nadie las escuche. Pero me preocupo más por las historias que por los números (especialmente como profesor de Inglés), y Regnerus sin darse cuenta tropezó con un cofre de tesoro narrativo.
¿Por qué el código de silencio de los líderes LGBT? Sólo puedo especular, desde donde estoy sentado. Atesoro la memoria de mi madre, pero no ando con rodeos cuando se habla de lo difícil que fue crecer en un hogar homosexual. Estudios anteriores han evaluado a niños que aún viven con sus padres gay, así que los niños no estaban en libertad de hablar, porque se rigen, como todos los niños por la piedad filial, la culpa y el miedo de perder sus prestaciones. Para tratar de hablar con honestidad, yo he estado aplastado, literalmente, por décadas.
El último intento de tratar de buscar el silencio, viene de Darren E. Sherkat, un profesor de sociología en la Universidad Southern Illinois en Carbondale, que concedió una entrevista a Tom Bartlett de Chronicle of Higher Education, en la que dijo, – y cito textualmente – que el estudio de Mark Regnerus era “una mierda”, continúa el artículo de Bartlett:
Entre los problemas identificados Sherkat es la definición de “madre lesbiana” y “padres gays”, un aspecto que ha sido el foco de gran parte de la crítica pública. Una mujer podría ser identificada como una “madre lesbiana” en el estudio si ella había tenido una relación con otra mujer en cualquier momento después de tener un hijo, a pesar de la brevedad de esa relación y si las dos mujeres levantaron al niño como un pareja.
Sherkat dijo que ese solo hecho en el documento debería haberlo “descalificado inmediatamente” de ser considerada para su publicación.
El problema con la descalificación de Sherkat sobre el trabajo de Regnerus es el problema de gallina y el huevo. Aunque Sherkat utiliza el término “LGBT” en la misma entrevista con Bartlett, él privilegia la L y la G y discrimina gravemente en contra de la B, bisexuales.
¿De dónde vienen los hijos de padres LGBT? Si los padres son 100 por ciento gays o lesbianas, lo más probable es que los niños fueron concebidos mediante subrogación o inseminación, o adoptados. Estos casos son un porcentaje muy pequeño de padres LGBT, tanto, que sería prácticamente imposible encontrar más de media docena en un muestreo aleatorio de decenas de miles de adultos.
La mayoría de los padres LGBT son, como yo, y técnicamente como mi madre, “bisexual”, la B olvidada. Nosotros concebimos a nuestros hijos porque nos involucramos en relaciones heterosexuales. Surgen complicaciones sociales naturalmente si usted concibe un hijo con el sexo opuesto, cuando todavía tiene atracción por el mismo sexo. Sherkat llama a estas complicaciones descalificables, ya que están corrompiendo la pureza de un modelo homosexuales de ser padre.
Quisiera proponer que los niños criados por parejas del mismo sexo son, naturalmente, más curiosos acerca de la experimentación con la homosexualidad sin necesidad de ser pura cualquier atracción al sexo opuesto. Por lo tanto será más probable que caigan en la categoría de bisexuales, como yo lo hice – lo que significa que los hijos de padres LGBT, una vez que son adultos jóvenes, muy probablemente van a ser los primeros descalificados por los científicos sociales que ahora dicen abogar por sus padres.
Los que son 100 por ciento gay pueden ver a los bisexuales con una mezcla de asco y envidia. Los padres bisexuales amenazan la esencia de la narrativa de crianza de hijos por LGBT que tienen la opción de vivir como homosexuales o heterosexuales, y  tienen que decidir la configuración de género de la familia en la que sus hijos crezcan. Mientras que algunos gays ven la bisexualidad como una posición más fácil, lo cierto es que los padres bisexuales soportan un peso más doloroso sobre sus hombros. A diferencia de los homosexuales, no podemos cancelar nuestras decisiones cuando se nos impone la naturaleza. No tenemos más remedio que asumir la responsabilidad de lo que hacemos como padres, y vivir con la culpa, el remordimiento, y la autocrítica siempre.
Como un hombre, aunque soy bisexual, no tengo que tirar a la madre de mi hijo como si fuera usada de incubadora. Yo tuve que ayudar a mi esposa a través de las dificultades del embarazo y la depresión posparto. Cuando ella está luchando con la discriminación contra las madres o mujeres en un lugar de trabajo sexista, tengo que ser paciente y escuchar. Tengo que atender a sus necesidades sexuales. Una vez que yo fui un padre, puse a un lado mi pasado homosexual propia y juré nunca divorciarme de mi esposa o juntarme con otra persona, hombre o mujer, antes que muera. Elegí ese compromiso a fin de proteger a mis hijos frente a dramas perjudiciales, incluso cuando crezcan para ser adultos. Cuando usted es un padre, las cuestiones éticas giran en torno a sus hijos y pone fuera su propio interés. . . para siempre.
La evaluación de Sherkat sobre el trabajo de Regnerus demuestra un total desprecio por el trabajo emocional y sexual que los padres bisexuales hacen por sus hijos. Los padres bisexuales tienen que luchar con sus deberes como padres, mientras que continúan enfrentándose a las tentaciones de entrar en relaciones del mismo sexo. La turbulencia documentada en el estudio de Mark Regnerus es un testimonio de lo duro que es. En lugar de amenazar, es un recordatorio de la carga que llevo y un estímulo para ocuparme en primer lugar de las necesidades de mis hijos, no de mis deseos sexuales.
El orden del problema de la gallina y el huevo de la desestimación de Sherkat se trata de ideología conservadora. Muchos han rechazado mi historia con cuatro palabras sencillas: “Pero usted es conservador.” Sí, lo soy.  Me mudé a la derecha porque yo vivía precisamente en la especie de ambiente anti-normativo, marginado, de identidad opresiva que la izquierda celebra: Yo soy un intelectual bisexual latino, criado por una lesbiana, que conoció la pobreza en el Bronx como un joven adulto. Soy lo suficientemente perceptivo para notar que las políticas sociales liberales en realidad no ayudan a las personas en esas condiciones. Especialmente llamativa es la actitud liberal de que no debemos juzgar sobre el sexo. En el mundo gay del Bronx, limpié apartamentos de suficientes hombres que habían muerto de SIDA para comprender que la resistencia a la tentación sexual es fundamental para cualquier tipo de sociedad humana. El sexo puede ser dañino no sólo por las enfermedades infecciosas, sino también porque nos deja vulnerables y más propensos a aferrarse a personas que no nos aman, llorar a los que nos dejan, y no saber cómo escapar a los que nos necesitan, pero a quienes no amamos. La izquierda no entiende nada de eso. Es por eso que yo soy conservador.
Así que sí, soy conservador y apoyo los hallazgos de Regnerus. ¿O es que los resultados de Regnerus pasan revista a las cosas que me hicieron conservador en primer lugar?
Después de haber vivido durante cuarenta y un años como un hombre extraño, yo veo trágicamente que el primer instinto de expertos y activistas homosexuales es excluir todo mi perfil de vida por no ser apto para cualquier “muestra de datos”, o como el Dr. Sherkat lo llama, “una mierda”. Para todos los que hablan sobre alianzas LGBT, la bisexualidad queda en el camino, gracias a estudiosos como Sherkat.
Doy las gracias a Mark Regnerus. Lejos de ser “una mierda”, su obra está se ha afirmado en mí, porque reconoce lo que el movimiento activista gay ha buscado afanosamente de borrar o ignorar por lo menos. Si la homosexualidad es elegida o innata, si el matrimonio gay se legaliza o no, ser extraño es difícil; porque le cobra un peaje mental, hace que sea más difícil encontrar amigos, interfiere con el crecimiento profesional, y, a veces lo lleva a uno por el camino de la automedicación en forma de alcoholismo, drogas, juego, comportamiento antisocial y sexo irresponsable. Los hijos de parejas del mismo sexo tienen un duro camino por delante de ellos. Lo sé, porque he estado allí. La última cosa que debemos hacer es que se sientan culpables si el problema llega a ellos y se sientan extraños. Les debemos, al menos, una dosis de honestidad. Gracias, Mark Regnerus, por tomarse el tiempo para escuchar.
Fuentes:The Public Discourse, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada